Esta sección la queremos dedicar a las noticias diarias, a los eventos que surgen día a día, a conmemoraciones, manifestaciones, actividades que surgen de un día para otro. Que sirva como lugar de concentración, de encuentro, de citas para que asociaciones de mujeres o personas individuales puedan publicitar aquí sus historias. Que las puedan contar y ser expandidas para el conocimiento y empoderamiento de todas nosotras. Queremos que este sea un territorio donde todas podamos enviar nuestros pensamientos, ideas, manifestaciones, citas... y puedan ser leídas y compartidas. Nuestra red de redes.

Noticia del Viernes 07 de marzo de 2008
Noticia anterior

DECLARACIÓN DE ACCIÓN ALTERNATIVA ANTE LAS ELECCIONES DE 9 DE MARZO

Noticia siguiente
DECLARACIÓN DE ACCIÓN ALTERNATIVA ANTE LAS ELECCIONES DE 9 DE MARZO

La legislatura recién concluida ha sido el resultado de un vuelco electoral que puso fin a ocho años de Gobierno de la derecha en España, representada por el P.P. de José

Mª Aznar. Al resultado de aquellas elecciones contribuyó la dureza de muchas de las actuaciones del Gobierno de Aznar, y sobre todo la prepotencia con la que nos embarcó en la guerra de Irak en contra de la opinión mayoritaria de la sociedad, y el engaño con el que afrontaron el impacto que causó en la población los atentados del 11 de Marzo.

Ya entonces, Acción Alternativa, animó a votar para desbancar del Gobierno al

P.P. En esta ocasión, llamamos de nuevo a votar para lograr una mayoría de izquierdas.

Pensamos que sería muy saludable que la mayoría de la sociedad, con su voto, diera un varapalo electoral que mantuviera alejado del Gobierno a un P.P. en el que se ha hecho fuerte la peor derecha española; un P.P. que encarna lo más lamentable y retrógrado de nuestra escena política e ideológica, situándose, también, entre lo peor de Europa. El P.P. representa y, a la vez, está cautivo de los sectores de la sociedad española más conservadores, liderados por la Jerarquía de la Iglesia Católica y su COPE, y por algunas asociaciones de víctimas del terrorismo (AVT).

Esta fuerte alianza ha provocado durante los últimos cuatro años una oposición y un ambiente social caracterizado por la dureza, la tensión y la bronca, la mentira y la hipocresía, e incluso por la indiferencia, cuando no el desprecio, a elementales criterios éticos cívicos y democráticos. Esta trayectoria del P.P. ha culminado en unas propuestas y planteamientos ante las próximas elecciones que, en caso de gobernar, nos traerían, entre otras cosas:

  • limitaciones y retrocesos de diversos derechos: de las personas homosexuales, de la integración de inmigrantes, de las mujeres que deseen abortar, de una educación para la ciudadanía…
  • intransigencia y dureza, como la aberración que propone la aplicación del código penal a menores desde los 12 años;
  • fortalecimiento de la unión del Estado y la Iglesia Católica, y alejamiento de una perspectiva laica, aconfesional, de separación, neutralidad y tolerancia;
  • la injusticia de volver a "enterrar" en el olvido legal el homenaje cívico a la memoria de las víctimas republicanas de la guerra civil;
  • disminución del gasto público destinado a lo social y más impuestos indirectos que afectan directamente a los productos de primera necesidad.

Mirando el otro lado de la balanza, no podemos ignorar que este gobierno del

PSOE que ha sido el que defendió la legalidad internacional y sacó las tropas de Irak; el que ha equiparado los derechos de matrimonios de gays y lesbianas; el que ha aprobado las leyes de identidad de género, de igualdad entre mujeres y hombres, de dependencia, la ley integral contra la violencia de género, la ley de memoria histórica; el que ha regularizado la situación de medio millón de inmigrantes… Iniciativas que hemos ido celebrando porque son muy importantes para la vida de las personas y para construir una sociedad mejor.

En definitiva, creemos que la vuelta del P.P. al Gobierno significaría una enorme regresión, y cortaría el incipiente periodo abierto en esta legislatura de más derechos, igualdad, pluralismo, integración, tolerancia, diálogo, modernidad y clima de libertad… En conjunto, unos avances beneficiosos para la sociedad, que creemos hay que seguir apoyando.

Esto es lo que nos jugamos en estas elecciones.

No obstante, cuando pedimos el voto para la izquierda, no estamos dando un cheque en blanco e ignorando los problemas, errores, deficiencias y límites que vemos en sus planteamientos y actuaciones. Particularmente respecto al PSOE, que es quien ha gobernado, hemos formulado críticas y exigencias en la pasada legislatura, y así seguiremos actuando tras el 9 de Marzo si volviera a gobernar. La política del PSOE ha presentado serios problemas en diversos terrenos, entre los que destacamos el ámbito socioeconómico y laboral, y las timoratas relaciones con la Iglesia Católica.

Por ello, nuestra petición de voto a la izquierda va acompañada de una serie de exigencias para reforzar la vida democrática y los derechos, y mejorar las condiciones de vida de nuestra sociedad. Una política económica que no quede atrapada en la simple aplicación de fórmulas del liberalismo económico y se aplique a erradicar la pobreza, el paro, la precariedad laboral y mejorar los salarios. Unas políticas que eleven significativamente el gasto público y las prestaciones sociales, así como la inversión y atención a la educación; que fortalezcan los derechos ciudadanos, la igualdad y la integración de la población inmigrante; que implementen medidas en defensa del medio ambiente, contra la especulación y contra el caos urbanístico; que aseguren la separación efectiva de la Iglesia Católica y el Estado… Estas son algunas de las medidas pendientes de sumar a los avances logrados.

En este sentido, vemos con simpatía la posibilidad de que, en caso de volver a gobernar el PSOE, sus tendencias menos decididas en diversos terrenos se vieran corregidas con un mayor contrapeso a su izquierda.

En el caso de Andalucía, como en otras ocasiones, seguramente será difícil situar un debate específico andaluz y sustraerse al efecto de lo que nos jugamos en las elecciones generales. Por otro lado, nada parece indicar que vaya a peligrar la permanencia del PSOE en el Gobierno autonómico. Lo que sí nos gustaría resaltar en cualquier caso, son los peligros asociados a gobernar durante tanto tiempo: soberbia, clientelismo y favoritismo, inercias y rutinas… Las organizaciones y la sociedad más activa y consciente, debemos estar atentos al desarrollo de estas tendencias, así como al conjunto de las políticas de quienes se han acostumbrado a gobernar con mayorías absolutas.

Los argumentos expuestos, sustentan, resumidamente, nuestras razones y nuestra posición ante estas elecciones. Una posición que combina un llamamiento a movilizarnos e implicarnos resueltamente para inclinar la balanza votando a la izquierda, y evitar la vuelta del P.P., con un voto vigilante y responsable a esa izquierda. Un voto para exigir con mayor legitimidad que cumplan realizando una política progresista, y continuar movilizándonos y presionando para lograrlo.

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Sábado 21 de octubre de 2017 - 19:40