Foro Social del Mediterráneo (FSMed)
Noticia anterior

Las mujeres frente al fenómeno de la sequía

Noticia siguiente
Las mujeres frente al fenómeno de la sequía

El Foro Social del Mediterráneo se celebró en Barcelona del 16 al 19 de Junio 2005. Ha sido un Foro regional dentro de los principios del Foro Social Mundial y en el que han participado personas de las tres orillas del Mediterráneo: sur, este y norte. Se desarrolló una conferencia por cada uno de los siete ejes y dos adicionales: área de libre comercio y soberanía alimentaria. La participación de las mujeres en la Conferencia ha sido alta, teniendo en cuenta que vienen de países de las riberas del Mediterráneo y que la mayor parte han tendido muchos problemas con los visados: las embajadas y/o consulados españoles han sido muy estrictos con países como Marruecos, Argelia, Túnez, Líbano, etc en este tema.

Por tratarse de un tema sumamente interesante y que concierne a la vida y salud de las mujeres, incluimos el comunicado de Naciones Unidas sobre las mujeres frente al fenómeno de la sequía, fenómeno que merece una seria reflexión por nuestra parte y sobre todo, por parte de los poderes públicos.

"JORNADA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN: LAS MUJERES DE CARA A LA SEQUÍA"

  Considerada como una de las formas más alarmantes de degradación del medio, la desertificación pone en peligro la salud y los medios de subsistencia de más de un billón de individuos. Así lo declaró en Nueva York el Secretario General de Naciones Unidas durante un discurso pronunciado con motivo de la Jornada contra la desertificación, que será también el tema proclamado por la Asamblea General para el año 2006.

  «Se calcula que, cada año, la desertificación y la sequía conllevan una pérdida agrícola de 42 billones de dólares. Ante la magnitud del problema y su urgencia, la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el 2006 como año internacional de los desiertos y la desertificación», indica un comunicado de prensa (que se puede encontrar en la siguiente dirección:

('http://www.un.org/News/fr-press/docs/2005/SGSM9919.doc.htm'), transmitido por el portavoz del Secretario General. El titular de esta comunicación versa como sigue : « Las mujeres de las regiones áridas se encuentran a menudo entre las más pobres del planeta»

  Así, no es de extrañar que el tema elegido este año para la Jornada mundial de la lucha contra la desertificación y la sequía haya sido «Las mujeres y la desertificación». En numerosas regiones agrícolas yermas, como la mayor parte del territorio africano, "son las mujeres las que tradicionalmente han dedicado su tiempo y energía al trabajo de la tierra", señalaba el comunicado.

  En los países en desarrollo, las mujeres representan alrededor del 70% de la mano de obra y producen entre el 60 y el 80 % de los productos alimenticios. Además, son ante todo ellas quienes tratan, gestionan y comercializan estos productos para sus familias y las sociedades en las que habitan, así como quienes trabajan en contacto directo con la naturaleza. Enfrentadas a la degradación del medio, entre otros problemas, han aprendido a hacerle frente adquiriendo una preciada experiencia.

  «Pero, a pesar de los esfuerzos y experiencias acumulados, las mujeres de las regiones áridas suelen ser las más pobres del planeta y apenas cuentan con medios para cambiar las cosas en profundidad», confirmaba el Secretario General.

  La puesta en marcha de la Convención de Naciones Unidas sobre la lucha contra la desertificación en los países gravemente afectados por la sequía y/o la desertificación, que presta especial atención a África, se basa en buena parte en la acción de las mujeres, tal y como afirma el texto expresamente.

  No obstante, puesto que son los hombres los propietarios de la tierra y del ganado y quienes además toman las decisiones, las mujeres se encuentran generalmente excluidas de los proyectos de conservación y valorización de las tierras, de las actividades de divulgación agrícola y la elaboración de políticas generales.

  Afortunadamente y a pesar de todo, es posible ver algunos progresos. En muchos de éstos países, las mujeres comienzan a tener acceso a la propiedad inmobiliaria y a participar en la toma de decisiones. Los Estados Miembros son conscientes cada vez más de que la lucha contra la desertificación se ve coartada por los medios económicos.

  Dicha evolución ofrece a las mujeres nuevas posibilidades para cambiar y transformar su vida, su sociedad y su entorno. «Quisiera, en esta Jornada mundial de lucha contra la desertificación y la sequía, que cada uno de nosotros se comprometa a ayudar a las mujeres a reafirmarse y a convertirse en miembros de pleno derecho en la lucha contra este tipo de catástrofe», concluía Kofi Annan.

Fuentes: Comunicado de Prensa SG/SM/9919 – ENV/DEV/862 – OBV/491 el 13 de Junio de 2005-08-03

Traducción: Eva Justicia

Image from: IUCN

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Lunes 24 de julio de 2017 - 08:33