Noticia anterior

¿Y LOS HOMBRES MALTRATADOS QUÉ?

Noticia siguiente
¿Y LOS HOMBRES MALTRATADOS QUÉ?

Esta es la pregunta, o más bien afirmación, que tenemos que escuchar cada vez que se habla de la Violencia de Género o del último crimen machista, y quien la pronuncia lo que está haciendo es minimizar, quitar importancia, y lo que es mucho peor; convertir a la víctima en verdugo.

La intención de esta pregunta no se queda ahí, normalmente quien la formula empieza a reforzar su postura con argumentos machistas, que se han venido en denominar "neomitos" y que son ataques ideológicos contra los avances que se estaban realizando para erradicar la violencia de género, después de combatir durante años los llamados mitos o perjuicios iban apareciendo otros nuevos, pretendiendo así detener o incluso invertir la búsqueda de la igualdad, perpetuando así la desigualdad y la violencia contra las mujeres.

Estos neomitos son expresiones que todas estamos hastiadas de oír, el peligro es que son tan populares, que hay que detectarlos y frenarlos, desmontarlos y sobre todo no permitirlos por el daño que en general nos causan al género femenino en su conjunto.

Ejemplo de esto son frases como "LAS MUJERES SOMOS MÁS MALAS QUE LOS HOMBRES", y cuando vienen expresadas por otra mujer es mucho peor; cómo se puede decir esto cuando en lo que llevamos de año han sido asesinadas víctimas del terrorismo machista más de 60 mujeres, no existe ninguna estadística semejante donde las víctimas sean los hombres, si es que hasta la palabra víctima es femenina…

Sí, dicen que nosotras somos más astutas y capaces de hacer más daño, ellos son más brutos pero más nobles…, no sé que nobleza hay en mantener sumida en el terror a una mujer y a los hijos e hijas menores que conviven en ese hogar de pánico y sufrimiento diario.

Otro neomito, muy relacionado con el anterior, es: "LAS MUJERES SON MÁS INTELIGENTES Y MALTRATAN PSICOLÓGICAMENTE, MIENTRAS QUE LOS HOMBRES LO HACEN FÍSICAMENTE", esta vez se nos tilda de inteligentes, pero no como reconocimiento a una buena cualidad o aptitud, las mujeres, por supuesto, no somos más inteligentes que los hombres para estudiar, para dirigir un país, o una empresa…, tenemos esa inteligencia que da la maldad, y la utilizamos para hacer daño; como no tenemos la fuerza física de ellos, utilizamos el maltrato psicológico, más brutal por su sutileza y crueldad, y sobre todo por las secuelas que causa. Incluso hay que escuchar que las mujeres somos más maltratadoras de los hijos e hijas que los padres, cuando nada mas que hay que echar un vistazo a las noticias de los medios de comunicación para comprobar que hay muchos menores que fallecen porque son utilizados como instrumentos para el maltrato hacia sus madres, y por ello sus progenitores les quitan la vida, sabiendo que así es como más daño hacen a su pareja cuando éstas deciden separase de ellos.

Otro contraataque que es brutal es: "QUE LAS MUJERES INTERPONEN DENUNCIAS FALSAS DE MALTRATO PARA CONSEGUIR VENTAJAS EN UNA SEPARACIÓN O DIVORCIO" , quien dice esto muestra una gran ignorancia, primero no conoce la Ley, porque el Código Civil, que regula los procedimientos de separación y divorcio, no recoge ningún beneficio para el cónyuge que interponga una denuncia por maltrato, lo único que prevalece siempre es el interés de los/as menores, de ahí la proliferación de tantas asociaciones de padres separados que pretenden imponer una custodia compartida, cuando nunca se han ocupado del cuidado de sus hijos e hijas, para no tener que abandonar el hogar familiar, ni tener que abonar una pensión alimenticia, o "impuesto revolucionario", como algunos lo denominan, pues reniegan de cumplir unas obligaciones que la ley y la justicia les impone y que antes sólo cumplía su esposa.

En segundo lugar, se obvia el hecho de que sí se interponen numerosas denuncias falsas por otros muchísimos delitos, pero eso no interesa, nadie se rasga las vestiduras por ello, quien no conoce a alguien que ha denunciado un falso robo para cobrar un seguro…

Y en tercer lugar, y lo que es más importante, el buen profesional de la abogacía y de la judicatura sabe distinguir de los hechos de una denuncia cuando ésta es falsa y cuando no; un relato real de malos tratos contiene una serie de datos e información que nunca proporciona un relato inventado, además la veracidad se desprende de las distintas declaraciones de la víctima por la coincidencia en el relato de los hechos.

Sólo se denuncian un 20% o menos de los casos de malos tratos, las mujeres tienen miedo, y el pánico a las represalias del maltratador paraliza, además de dependencia emocional y económica del maltratador.

Otro neomito es "QUE LAS MUJERES MANIPULAN A LOS HIJOS E HIJAS CONTRA LOS PADRES EN LAS SEPARACIONES", esta afirmación tiene su correspondencia con un fenómeno que está calando fuerte en nuestros Juzgados, constituyendo un contraataque muy grave en la erradicación de la violencia, es la estimación del "SÍNDROME DE ALINEACIÓN PARENTAL", este síndrome, invento de un norteamericano, R. Gardner, (defensor, entre otras cuestiones, de las relaciones sexuales entre menores y adultos), surgió para absolver en acusaciones de abuso sexual al imputado esgrimiendo que la madre de la víctima era quien le había hecho creer que había sufrido este abuso irreal al menor. Pero ahora se aplica para conseguir quitar la custodia de menores a la madre alegando que está contraponiendo al menor al padre y por ello el menor lo rechaza y no quiere estar con él. El resultado es que el Juez o Jueza quita la custodia a la madre de los menores, le impide cualquier tipo de comunicación o visita con ellos o ellas durante un período de tiempo y le entrega la custodia al padre, con todo lo que ello conlleva, uso del domicilio familiar y supresión de la pensión alimenticia.

Este tema bien merecería un artículo por sí sólo…

El éxito de estos neomitos o contraataques radica en que parten de premisas que ya estaban en el imaginario colectivo y que el patriarcado había impuesto, por ello surgen con fuerza y se acomodan en nuestra sociedad con éxito, pasando unas veces desapercibidos, porque se dan como premisas ciertas e indubitadas, veraces como que la vida existe, pero encierran en sí mismo un grave peligro cual es el daño que se hace a las mujeres perpetuando la desigualdad y la violencia contra ellas.

¿Y los hombres maltratados que? No es sólo una excusa que minimice el hecho de la violencia de género: encierra todo el postulado del androcentrismo enquistado en el inconsciente colectivo.

Texto: Amparo MarínArellano

Abogada

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Miércoles 24 de mayo de 2017 - 11:48