Noticia anterior

SE CASTIGAN LAS MICCIONES CALLEJERAS

Noticia siguiente

Los machos ibéricos son sancionados por contaminar las calles de nuestras urbes

Leemos con sumo gusto en un periódico regional que por fin, los vándalos ibéricos, no van a ir por ahí ensuciando nuestras calles –y mostrando, con toda la prepotencia que les caracteriza su verga cual chucho callejero- tan alegremente como lo han venido haciendo hasta ahora; por lo menos no en Cádiz. ¡Todo es empezar!   Dice la misma noticia que hasta la fecha, es decir en casi cuatro meses, la Policía Local ha interpuesto 128 sanciones a ciudadanos –así denominan ellos a estos individuos- que fueron sorprendidos mientras evacuaban la vejiga en las calles gaditanas. Señala también la noticia que la mayoría de estos cargos se han producido, principalmente, durante los fines de semana, entrada la noche y cerca de las "zonas de movida", que generalmente están localizadas, para más inri, en el casco antiguo o su aledaños.

Ya iba siendo hora de que las autoridades en general, y la sociedad en particular, se conciencien de esta lacra social. Y que no vengan ahora conciliadores filibusteros con monsergas como "no hay lugares adecuados para que estas criaturas depositen sus orines". Sabemos que no es así. Siempre hay un bareto cerca donde, pidiéndolo con educación, te dejan utilizar sus retretes. Lo que ocurre es que estos incontinentes, prepotentes e inmoderados hombres de bien piensan que las calles son sólo suyas y pueden hacer en ellas y con ellas lo que les viene en gana.    Muchas veces, pero muchas veces, nos hemos preguntado cómo pueden ser tan guarros que no les importa estar de cháchara y/o juerga justo al lado de donde toda la basca está depositando sus meadas –u otros menesteres fisiológicos- durante horas y horas. Cómo no les importa pasar o pasear por calles totalmente infectadas de orines: les debe parecer que semejante espectáculo forma parte del paisaje urbano.   Nos preguntamos dónde han sido formados y educados estos machotes que se envalentonan cuando se les llama la atención por estar meando, no únicamente cuando el sol ha terminado su jornada laboral y está descansando allá en poniente, sino cuando éste se encuentra a pleno rendimiento; y no se cortan un pelo!   Si, señoras, señores y autoridades todas, muchas veces, la integridad física de algunas personas que hemos llamado al orden a estos pseudoscanes (lo digo por lo de mear contra la pared, así lo hacen los chuchos, ¿no?) ha estado al borde de sufrir algún que otro guantazo, otras hemos sido espetadas con gestos chulescos y muchas otras vilipendiadas con frases y ademanes soeces.   En fin, suponemos, no afirmamos, que sería mejor "castigarles" con trabajos forzados. No, no se alarmen, ni se lleven las manos a la cabeza. No estamos pensando en ponerles grilletes mientras sacan oro, azufre… de las minas de Sudáfrica; no hemos llegado a tal grado de maldad, aún. Se trata de realizar la limpieza de todas las calles que han ensuciado y deteriorado. Se les haría un seguimiento, y aquellos (y por mucho que nos duela, ahora también aquellas) que reincidan pues… no estaría nada mal que durante un tiempo definido se les obligara a limpiar, a fondo, todas las calles de la ciudad, sobre todo después de las famosas botellonas porque, ¿no creen ustedes que es un dispendio tener que utilizar tantísimo dinero público en limpiar la mierda que dejan estas criaturas en nuestras calles una vez han finalizado sus bacanales?    Decididamente es un razonamiento justo. Después de todo, nadie tiene derecho a utilizar el erario público en propio beneficio y, estas figuras se están apropiando de algo que no es suyo, es decir, están incurriendo en la malversación de los fondos públicos, y esto es delito y está castigado. Recordatorio para los papas y mamás: Por favor no pongan a su prole a desaguar en la orilla de las aceras. Recuerden que la calle también es nuestra, que hay que mantenerla limpia, que siempre hay un local público a escasos metros y, a ciencia cierta que les prestarán el wc por unos segundos. Su progenie se lo agradecerá el día de mañana y la ciudadanía hoy.Fdo. Ciudadanas de bien

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Viernes 28 de julio de 2017 - 21:00