Noticia anterior

Juez decana contra maltratadas

Noticia siguiente
Al Presidente del Consejo General del Poder Judicial Juez decana contra maltratadas

La autora de esta epístola, junto con Ana María Pérez del Campo y Olga Campos Ortiz, solicitan una respuesta del Consejo del Poder Judicial en relación a la campaña de falsedades y calumnias que está difundiendo la juez decana de los juzgados de Barcelona contra las mujeres maltratadas y los jueces que procesan a los maltratadores.  

Muy Sr. nuestro:

 Nos dirigimos a V. a fin de solicitarle información acerca del permiso que posea de ese Consejo la juez Decana de los Juzgados de Barcelona, doña María Sanahuja, para realizar en los medios de comunicación aseveraciones, comentarios y críticas a la Ley Orgánica de Medidas Integrales de Protección de las Víctimas de Violencia de género, 1/2004, así como especulaciones y acusaciones de tendenciosidad y negligencia contra los jueces encargados de la tramitación de las causas por dichos delitos.

Teniendo en cuenta que, de acuerdo con el artículo 395 de la LOPJ, los jueces y magistrados tienen prohibido "dirigir a los poderes, autoridades y funcionarios públicos o Corporaciones oficiales felicitaciones o censuras por sus actos, ni concurrir, en su calidad de miembros de del Poder Judicial, a cualesquiera actos o reuniones públicas que no tenga carácter judicial, excepto aquellas que tengan por objeto cumplimentar al Rey o por las que hubieran sido convocados o AUTORIZADOS a asistir por el Consejo General del Poder Judicial.", nos  dirigimos a ustedes, como órgano colegiado al que compete la función de autorizar a un miembro de la judicatura para realizar semejantes manifestaciones, según el artículo nº 397 de la LOPJ, a fin de que nos informe si realmente la Jueza Decana de los Juzgados de Instrucción de Barcelona, doña María Sanahuja, posee la expresa autorización para que pueda participar en todo tipo de actos públicos (entrevistas en televisiones públicas y privadas; debates en programas de radio públicas y privadas, entrevistas publicadas en prensa, etc…) en los cuales la citada Jueza critica tanto la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, como su aplicación por parte de los miembros de los cuerpos de seguridad y de los jueces y fiscales de instrucción.

En estas entrevistas la Jueza Decana descalifica no solamente el contenido de la citada ley, sino que también desprecia la actuación de los cuerpos nacionales de seguridad, de la judicatura, la magistratura, y, en general, de todo el personal de la Administración de Justicia, que tienen el deber de intervenir en los procesos que conlleva la aplicación de la Ley Integral.

Reproducimos algunos ejemplos de las mencionadas declaraciones. En el mes de mayo de 2004 la Sra. Sanahuja, con ocasión de la Presentación de la Memoria Anual de los Juzgados de Barcelona correspondiente al año 2003 publicado en la prensa el día 28 del mismo mes y año, manifestó que "el aumento de denuncias de mujeres por malos tratos con respecto al año 2003 se debía a que muchas de las denuncias eran falsas y se interponían por las mujeres para obtener consecuencias ventajosas en procedimientos civiles incoados o por incoar en materias tales como los efectos de orden económico, vivienda, custodia de hijos, y demás".

Textualmente la Magistrada ha asegurado que: 'la responsabilidad es de todos, aunque a veces sólo se mira a los jueces; lo que está provocando una justicia defensiva que no es buena para solucionar el problema' (diario EL PAÍS, 12 de diciembre). Para defender a una mujer víctima de malos tratos son necesarios ocho policías...... pero no se puede defender si la cosa se dispara y allí acude todo el mundo EL MUNDO, 26 de noviembre de 2004.) 'Hoy es muy difícil que un Juez al que se le pide una orden de alejamiento no la conceda', por lo que aconseja a los abogados que 'tomen conciencia de que no pueden recomendar a sus clientes que vayan a denunciar su caso a los tribunales'. (Diario EL PAÍS, 12 de diciembre) "Ya son muchos los compañeros (jueces) que se quejan de que nos han convertido en una especie de consejeros sentimentales..".(Art. Señora Sanahuja EL MUNDO, 26 de noviembre de 2004). "Muchos hombres padecen castigos desproporcionados" "Están muriendo más mujeres mientras los hombres son criminalizados de forma masiva. Muchos padecen castigos desproporcionados y a veces injustos...Ineficacia de la ley integral, criminalización masiva de los hombres y en ocasiones, detenciones casi sin indicios."  EL PERIÓDICO 30 de diciembre 2006.

Hemos podido constatar que la afirmación que repite habitualmente la Sra. Sanahuja de que miles de hombres están cumpliendo penas de prisión por maltrato a la mujer es falsa, ya que la Dirección General de Prisiones no posee ningún dato que avale semejante información. 

Entendemos que al realizar estas manifestaciones, Dª María Sanahuja no está actuando en razón de su actividad privada, sino en su calidad de profesional de la Justicia, y es por ello, que dado su cargo, deberá haber sido expresamente autorizada para tal fin, ya que sino, y siempre siguiendo la LOPJ, habrá incurrido en las faltas que se prevén en los artículos 417,6º, 418,4º y 418.6º.

Artículo 417.6º: falta muy grave: incurrirán si realiza cualquiera de las actividades incompatibles con el cargo de juez o magistrado.

Artículo 418.4º: falta grave: corregir la aplicación o interpretación del ordenamiento jurídico hecha por los inferiores en el orden jurisdiccional, salvo cuando actúen en el ejercicio de la jurisdicción.

Artículo 418.5º: falta grave: el exceso o abuso de la autoridad, o falta grave de consideración respecto de los ciudadanos, instituciones, secretarios, médicos forenses o del resto del personal al servicio de la Administración de Justicia, de los miembros del Ministerio Fiscal, abogados y procuradores, graduados sociales y funcionarios de la Policía Judicial.

Entendemos que en ningún caso un cargo público de la importancia y entidad que tiene el de Jueza Decana de los Juzgados de Barcelona, que es el que sustenta Dª María Sanahuja, puede manifestarse públicamente, con la reiteración continuada con que lo hace, contra las leyes aprobadas y en vigor que tiene el deber de respetar y de cumplir, y mucho menos atribuir motivaciones espurias a los profesionales que las están aplicando.

 Es importante destacar, que quienes pertenecen a la Administración de Justicia, y en concreto, a la judicatura, aceptan que su vida cambiará desde el momento en que se convierten en funcionarios a los que el Estado legitima para ser juzgadores de los demás, dadas la responsabilidad que aceptan. Este mandato está sometido a normas y reglamentos que establecen los límites de sus actuaciones así como sus obligaciones y derechos, que el Órgano Colegiado al que nos dirigimos tiene la función de hacer cumplir a todos sus miembros, a la vez que velar por el buen funcionamiento de uno de los pilares básicos de nuestro Estado, cual es el Poder Judicial.

 Por todo lo expuesto, entendemos que las declaraciones públicas de quien representa por su cargo a los juzgados de la ciudad de Barcelona, no son declaraciones que se tengan por privadas, y en todo caso, poner sobre tela de juicio la aplicación de una ley en vigor y constitucional, y expresar calificaciones despreciativas que rayan en lo injurioso, contra los miembros de la jurisdicción penal, no es otra cosa que acusarlos de prevaricación.

 Dada la gravedad de las actuaciones de Dª María Sanahuja, la Presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género y Vocal del Órgano al que me dirijo, Dª Montserrat Comas, se ha visto obligada a manifestar públicamente su total disconformidad con las opiniones vertidas por la Jueza Decana de Barcelona, así como la Directora del Instituto de la Mujer, Doña Rosa Peris.

Por todo lo expuesto, solicitamos al Consejo, que nos informe de la expresa autorización que, en su caso, haya concedido a la Jueza Decana para que pueda expresar en los medios de comunicación públicos las manifestaciones que anteceden, así como otras muchas en el mismo sentido; que en caso de no existir dicha autorización, sea consciente de que Dª María Sanahuja está incurriendo en las faltas de los artículos 417,6º, 418,4º y 418.6º de la LOPJ; que en caso de que el Consejo entienda que no deben ser de aplicación a la Jueza Decana estos preceptos que la legislación considera para "los jueces y magistrados", tenga a bien motivar una respuesta, ya que en todo caso las declaraciones de la citada Jueza Decana son a todas luces acusar, sin pruebas ni datos contundentes, a los funcionarios de la Administración de Justicia, de prevaricación.

 Con la esperanza de que sea atendida nuestra petición con la debida urgencia que un tema tan delicado conlleva, esperamos lo más pronto posible una respuesta.

Reciban de antemano un atento saludo,

Fdo. Lidia Falcón O´Neill.

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Sábado 25 de marzo de 2017 - 20:43