Humanismo feminista, incluso ecofeminista, laicismo absoluto, con vocación integradora y gran espíritu crítico.
Noticia anterior

Ecofeminismo contra el sistema patriarcal

Noticia siguiente
Asistimos a la presentación de la Fundación Matria en Sevilla con Anna Freixas como invitada Ecofeminismo contra el sistema patriarcal

La Fundación Matria vivió el pasado 11 de diciembre su primer acto público en la Casa de la Provincia de Sevilla de la mano de su propia presidenta, Victoria Sendón, quien presentó públicamente el proyecto como una organización humanista feminista, laicista, ecofeminista y bajo una perspectiva integradora. El acto, cordial y familiar, contó además con la presencia de Anna Freixas, coautora del libro "Los cambios en la vida de las mujeres" que puso el toque de humor a la tarde con su peculiar visión de la vida y su espontaneidad al responder a las ingeniosas preguntas de la vicepresidenta de la Fundación y entrevistadora casual, Teresa Alba.

 

 

Alrededor de las ocho de la tarde el salón de actos de la Casa de la Provincia en la emblemática Plaza del Triunfo de Sevilla, frente a una iluminadísima Catedral, iba siendo ocupada por mujeres que se saludaban eufóricamente algunas y cercanamente otras, creando un revuelo de risas y nerviosismo. Se trataba de la presentación oficial ‘en sociedad’ de la Fundación Matria que congregaba a un nutrido grupo de mujeres, y algunos atrevidos, feministas.

 Una de sus miembras, Berta Muñoz, fue la encargada de presentar la trayectoria de la institución hasta su creación, así como a su honorable presidenta, Victoria Sendón. Pese a las súplicas de ésta de no ser presentada con la retahíla de méritos académicos, Berta Muñoz supo poner en el lugar que le corresponde a una frenética luchadora e incombustible mujer filósofa, escritora y, ante todo, feminista.

  Y llegó el turno de Victoria Sendón que marcó las premisas claves bajo las que nace Matria: humanismo feminista, incluso ecofeminista, laicismo absoluto, con vocación integradora y gran espíritu crítico. "Estamos en un momento socialmente crítico, de grandes crisis sociales, reconocida por todos. Yo he entrado en mi jubilación, aunque trabajo más que antes, con el deseo de no estar aburrida sin hacer nada, así que he decidido sumarme a la masa crítica", explicó Victoria respecto de las motivaciones que la llevaron a crear Matria.

 

Laicismo, una seña de identidad

 

 Entre otras cuestiones, destacó la importancia de "luchar contra el sistema global de dominación neoliberal, que además es patriarcal, y entender que esta dominación tiende a destruir la naturaleza y por ende a las mujeres, con lo que "hay que promocionar a la mujer contra el androcentrismo imperante", añadió la presidenta.

 Otro de los núcleos de la institución para contribuir en el desarrollo humano es la lucha contra la alienación psíquica en el trabajo, lo que supone que no sólo les interese que la mujer tenga trabajo, sino "cambiar los modelos de trabajo", subrayó; si bien es importante el acceso al mundo laboral, Sendón reprobó puestos de trabajo que no otorgan calidad de vida a la empleada y defendió la formación como pieza clave para ello.

 Se detuvo en el punto del laicismo como "una de nuestras señas de identidad", dijo, e incluso alzó la voz para exclamar un no rotundo a la aceptación de cualquier tipo de religión, por "el daño que, sin excepción, todas han hecho a las mujeres".

 Según explicó, otro objetivo es la innovación, crear modelos de desarrollo en cultura, educación y otras materias, dejando de lado el afán de cambiarlo todo rápidamente, y optando por ir "poco a poco como la vida misma, madurando desde el embrión". En este sentido, Sendón destacó la "potenciación de redes, las sinergias, confluencias de energías diversas en un objetivo común: porque creemos que otro mundo es posible, pero a ser posible, mejor que éste". Con todo, destacó el interés de potenciar redes de comunicación y crear alianzas, al tiempo que invitó a hombres y mujeres a participar en proyectos que incluso cruzarán el charco hasta Colombia, país en el que ha residido la pensadora algunos años.

TEMORES, MITOS Y ESTRATEGIAS

 Una vez finalizada la presentación de Matria, la presidenta dio paso a "la invitada de honor", Anna Freixas, quien fue entrevistada por la vicepresidenta, Teresa Alba, con motivo de la presentación de su libro Los cambios en la vida de las mujeres, escrito junto a las argentinas Clara Coria y Susana Covas, coautoras del mismo. Experta en temas relacionados fundamentalmente con el envejecimiento de las mujeres, es profesora de psicología evolutiva de la Universidad de Córdoba y ha dedicado más de 20 años a la investigación de estereotipos y mitos relacionados con el cuerpo, la belleza, la sexualidad y la salud femenina, que, según la autora, "apabullan a la mujer ante un envejecimiento que sólo alude a deterioro, enfermedad y olvido".

 Con humor y desenfado Freixas fue respondiendo una a una las cuestiones sobre una obra que plasma tres miradas de distintos momentos de la vida, así como estrategias para afrontar esos cambios que suponen la necesidad de reflexión, ante modelos que merman la gran diversidad y el potencial de la experiencia femenina.

 Para la autora, Clara Corias aborda el "imaginario del amor romántico, que hay que dejar atrás al llegar a la edad media para enfrentarte a la realidad, dirigido a un determinado tipo de mujer: clase media, burguesa, heterosexual, casada con hijos y relegada al ámbito doméstico".

 De Susana Covas, la entrevistadora destacó un fragmento en el que explica que para una mujer amar y ser amada es una alucinación, mientras que para un hombre es una realidad, a lo que Freixas añadió que coincidía en ello con su colega, de manera que "ellos el amor lo tienen gratis desde que nacen y sin embargo aman poco".

Los hombres maduran y las mujeres envejecen

 Por fin llegamos a la parte central del libro de Anna Freixas, en la que, en palabras de su autora, se dedica a "agitar viejas". Consideró que lo importante de la edad es cumplir años, "una suerte, ya que nuestra edad, escrita en la piel, aunque nos esforcemos en enmascararla, aparece en nuestro carné de identidad". Eso sí, aunque cumplamos años hay que sentirse atractiva sexualmente, como desveló una encuesta que realizó a mujeres de edad avanzada, y recomendó no obsesionarse con el peso o las arrugas, sino pensar en ser atractivas.

 "Ahora no es tiempo de pedir permiso para nada, llevamos toda la vida pidiendo permiso". Animó a vivir la edad avanzada más "cómoda y distendida", para lo que reveló el secreto: "olvidarnos de las exigencias de ‘juventud/delgadez’, dejar que nuestro cuerpo tome su forma, abandonar la idea de estar en-otrizadas, llevando las vidas, que suelen ser los problemas, de los otros y, como dijo una poeta: libertad, tranquilidad, sol y ecofeminismo", concluyó bromeando con la propuesta inicial de la presidenta.

 De hecho, Freixas reflexionó sobre el imaginario social de los 60 "para los que no hay modelos, mientras que existe un muestrario de viejos atractivos, aunque luego fueran unos canallas; de hombres maduros, claro, no viejos", satirizó. Precisamente este argumento lo utilizó para exigir modelos que muestren su realidad de forma atractiva y no la eterna falsa juventud.

"apabullan a la mujer ante un envejecimiento que sólo alude a deterioro, enfermedad y olvido".

 Por último, la autora recordó a sus colegas argentinas subrayando la coautoría y añadió que las tres coinciden por igual en que la mujer debe ser protagonista de sus cambios, "re-conocernos, ser conscientes de quiénes somos y qué queremos".

 Cristina Sánchez Delgado

  Periodista

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Viernes 20 de enero de 2017 - 10:51